Recetas con Pollo

La carne de pollo es un alimento de muy alto valor nutritivo y bastante económica en comparación con la res o el cerdo.

Posee un alto contenido de proteínas de muy alto valor biológico, que el cuerpo usa para la formación de tejidos y músculos.

Además es rico en vitaminas tipo B. Contiene grasas que ayudan a mantener en forma al corazón. Aunque es pobre en hierro y ácido fólico. Su sabor es excelente, suele gustar a los niños (importante esto) y admite muchas formas de preparación. No se debe consunir cruda.

Las partes preferidas son los muslos y las alitas, seguidas de la pechuga y las menudencias (hígado, corazón, molleja o pana y buche o contre). Las visceras no suelen consumirse.

Si puedes elegir trata de comprar pollo orgánico, es decir, criado en el campo con alimentación natural en lugar de las granjas. Los orgánicos son más sabrosos y nutritivos.